Coma para vencer el resfriado común

13044558 – fresh vegetable soup in a pot with mixed vegetables around it

La vitamina C puede ser un aliado útil en la lucha para mantenerse saludable durante la temporada de resfriados y gripe, y mientras la primavera está a la vuelta de la esquina, muchos lugares siguen viendo los efectos de las enfermedades invernales. Entonces, incluso ahora, obtener suficiente C es la clave, ya que es compatible con la función inmune y se ha encontrado que reduce los signos físicos y emocionales del estrés. Consuma una dieta rica en vitamina C y suplementos según sea necesario para ayudar a mantener sus niveles cuando más lo necesite:

El mínimo: la dosis diaria recomendada de vitamina C se establece para prevenir el escorbuto, una enfermedad de deficiencia de vitamina C. La ingesta diaria requerida para prevenir el escorbuto parece ser significativamente menor que la cantidad necesaria para maximizar la salud y minimizar el riesgo de enfermedad crónica. Comer de 5 a 9 porciones de frutas y vegetales diariamente puede alcanzar el objetivo de 200 mg de vitamina C y los suplementos pueden llenar los vacíos.

El máximo: los niveles sanguíneos de vitamina C comienzan a nivelarse para la mayoría de las personas alrededor de 200 mg de vitamina C al día de todas las fuentes, y consumir más de eso no aumentó significativamente los niveles sanguíneos. Las opciones varían en función de si el cuerpo utiliza la vitamina C en exceso de esta cantidad: existe evidencia de que simplemente se puede excretar, pero también hay evidencia de que cantidades más altas pueden ofrecer efectos terapéuticos.

Consideraciones de seguridad: 200 mg de vitamina C por día se consideran una cantidad segura. La mayoría de las agencias de salud establecen un límite superior seguro para la vitamina C de 1,000 a 2,000 mg por día. Las evaluaciones de toxicidad no muestran evidencia de daño para casi todos los adultos hasta 3,000 mg por día. Para las personas que corren el riesgo de sufrir un daño por el exceso de vitamina C, como aquellos con trastornos hemocromatosos y talasemia, o cálculos renales, 200 mg por día parece ser seguro.

La dieta es mejor: el brócoli, pimientos rojos, grosellas, coles de Bruselas, perejil, patatas, cítricos y fresas son buenas fuentes de vitamina C. Las escaramujo, cosechadas a partir de rosales y vendidas como suplemento, son particularmente altas en vitamina C.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *